Guarida de Ángeles


Refugio de caídos y ascendidos... un refugio para todos (Sólo para mayores de 18 años)
 
PortalÍndiceCalendarioFAQRegistrarseConectarse
Hola Ángeles, bienvenidos a esta Guarida donde todos los días venimos a compartir y relajarnos con verdaderos amigos....
SI ERES NUEVO RECUERDA PRESENTARTE AL FORO ANTES DE LAS 24 HORAS DE TU INSCRIPCIÓN ASÍ TODOS TE DAMOS LA BIENVENIDA Y NO SE INACTIVA TU CUENTA
Si quieres reactivar tu cuenta envía un correo a guaridadeangeles@gmail.com con la solicitud y en 24 horas podrás ingresar de nuevo a tu foro favorito!
Últimos temas
» Digamos "¡Estoy presente!". Ángeles de la Guarida
Mar Jun 06, 2017 1:48 pm por Kosuke_2712

» La Guarida
Jue Abr 10, 2014 10:21 pm por Milena

» cURIOSIDADES
Miér Jun 26, 2013 3:25 am por ireth_

» nEW oRLEANS, nuestra campaña de rol
Lun Mayo 06, 2013 7:14 pm por THECROW

» fRASES, dICHOS, SENTENCIAS... pALABRAS AL VIENTO
Lun Abr 22, 2013 10:08 pm por THECROW

» ¿sABÍAS qUÉ?
Dom Abr 21, 2013 6:50 am por ireth_

» ~ Verdades del Universo ~
Sáb Ene 26, 2013 4:59 am por ~*Sasha_Dupont*~

» pIDIÉNDOLE al 2013
Miér Ene 02, 2013 9:51 pm por Elmuver

» El otro arte
Miér Dic 12, 2012 12:14 am por ~*Sasha_Dupont*~

» mARIO bENEDETTI
Mar Dic 11, 2012 11:10 pm por THECROW

Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar

Comparte | 
 

 mARIO bENEDETTI

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
AutorMensaje
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: mARIO bENEDETTI   Miér Oct 22, 2008 12:28 am

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Miér Oct 22, 2008 12:39 am

DESAPARECIDOS


Están en algún sitio / concertados
desconcertados / sordos
buscándose / buscándonos
bloqueados por los signos y las dudas
contemplando las verjas de las plazas
los timbres de las puertas / las viejas azoteas
ordenando sus sueños sus olvidos
quizá convalecientes de su muerte privada


nadie les ha explicado con certeza
si ya se fueron o si no
si son pancartas o temblores
sobrevivientes o responsos


ven pasar árboles y pájaros
e ignoran a qué sombra pertenecen


cuando empezaron a desaparecer
hace tres cinco siete ceremonias
a desaparecer como sin sangre
como sin rostro y sin motivo
vieron por la ventana de su ausencia
lo que quedaba atrás / ese andamiaje
de abrazos cielo y humo


cuando empezaron a desaparecer
como el oasis en los espejismos
a desaparecer sin últimas palabras
tenían en sus manos los trocitos
de cosas que querían


están en algún sitio / nube o tumba
están en algún sitio / estoy seguro
allá en el sur del alma
es posible que hayan extraviado la brújula
y hoy vaguen preguntando preguntando
dónde carajo queda el buen amor
porque vienen del odio.



Un poema impactante, doloroso, sangrante, porque toca una de las heridas abiertas más profundas de quienes hemos mamado la palabra "desaparecido" como el hecho aberrante de morir con las ausencias obligadas por un sistema de exterminio sistemático, como lo han sido las dictaduras latinoamericanas, esas aves de la muerte que un día decidieron adueñarse de la vida y teñirla de muerte.

Benedetti no es ajeno a tanta barbarie, y la sufre, la mastica, la escribe. Él vió los ojos de los asesinos, sintió la muerte de los que pelearon con armas o con palabras, y los rememora cada vez que puede, éste es otro caso.

No sé como hace pero es un maestro en tocar las fibras más íntimas, esas a las que no es tan fácil llegar. Él llega... y nos desmorona de pe a pa.

Solo leer este poema y sentir como se nos eriza la piel.

Desaparecidos, vaya definición poética que nos da... y qué clase!!!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Miér Nov 19, 2008 9:51 pm

"No te salves"
"Táctica y estrategia"
"Hagamos un trato"

Plus; algunos de sus libros.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Miér Nov 19, 2008 9:53 pm

Mario Benedetti entrevistado en Telesur.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Miér Nov 19, 2008 9:54 pm

Homenaje a Mario, quien recita poemas en un recital.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Miér Nov 19, 2008 9:55 pm

Mario y "El lado oscuro del corazón"

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Mar Abr 28, 2009 2:07 am

Mario Benedetti, otra vez internado

El poeta uruguayo, de 88 años, fue hospitalizado esta tarde en una clínica de Montevideo. No se dieron mayores detalles. Es la cuarta internación en menos de un año y medio.


Mario Benedetti ingresó hoy en el Hospital Impassa de Montevideo por problemas de salud no especificados, según informaron hoy fuentes cercanas al poeta y novelista uruguayo. De acuerdo a lo especificado por sus allegados, no se encontraba en un buen estado de salud.

Por su parte, fuentes del hospital señalaron que mañana los médicos que atienden al escritor darán más explicaciones sobre su estado de salud. Benedetti, de 88 años, estuvo internado tres veces el año pasado, entre enero y febrero, en un sanatorio de Montevideo tras sufrir una enterocolitis que le causó deshidratación, por problemas respiratorios; y por último en mayo, a causa de una descompensación. Esta sería la cuarta internación en menos de un año y medio.

En 2008 publicó su último poemario, "Testigo de uno mismo". Es autor de unos 80 libros de poemas, novelas, relatos y ensayos, así como de guiones de cine. Además, obtuvo varios reconocimientos internacionales como el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (1999), el Premio Iberoamericano José Martí (2001) y el Premio Internacional Menéndez Pelayo (2005).

A su vez, el escritor pertenece al grupo denominado Generación del 45, en el que también están autores como Juan Carlos Onetti y la uruguaya Idea Vilariño, que precisamente hoy fue operada de un problema intestinal y permanece en cuidados intensivos en una clínica de Montevideo.


Qué no sea nada, maestro, ya lo veremos despuntando nuevamente sus lápices de sangre divina y poesía.


Última edición por THECROW el Dom Mayo 10, 2009 2:42 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Jue Mayo 07, 2009 9:18 am

Mario Benedetti recibió el alta médica y regresó a su domicilio


El poeta uruguayo, de 88 años, respondió "excelentemente al tratamiento médico", indicaron fuentes del sanatorio de Montevideo donde estuvo internado doce días por complicaciones de una enfermedad intestinal inflamatoria crónica.




Mario Benedetti recibió hoy el alta médica y regresó a su hogar tras doce días ingresado en un hospital de Montevideo por una enfermedad intestinal, informaron fuentes médicas.

En una nota de prensa, los responsables del Sanatorio Impasa señalaron que Benedetti "respondió excelentemente al tratamiento médico instituido" y pudo retirarse a su casa "estable y lúcido".

Además, la institución indicó que el poeta no necesitará tomar otras medidas para su salud mayores de las que ya recibía antes de su hospitalización.

Benedetti, de 88 años, fue ingresado en el sanatorio Impasa el pasado 24 de abril por el empeoramiento de una enfermedad intestinal inflamatoria crónica que le hizo requerir cuidados médicos.

El año pasado, el autor uruguayo estuvo ingresado tres veces en la misma clínica de Montevideo.

La primera de ellas, entre enero y febrero, tras sufrir una enterocolitis que le causó deshidratación; la segunda vez en marzo, con problemas respiratorios, y por último, en mayo, a causa de una descompensación.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Vie Mayo 08, 2009 9:37 am

Iberoamérica, movilizada por Mario Benedetti


Usuarios de Argentina, Brasil, Colombia, España, México, Portugal y Uruguay no paran de dejar mensajes en la "cadena de poesía" impulsada por la Fundación Saramago y publicada en un blog de la Revista Ñ. El escritor uruguayo estuvo internado 12 días.


La "cadena de poesía" por la salud de Mario Benedetti parece haber funcionado. El escritor uruguayo fue dado hoy de alta tras pasar 12 días internado. A pesar de los malos momentos, el autor nunca estuvo solo: miles de usuarios de toda Iberoamérica se sumaron a la iniciativa de la Fundación José Saramago para acompañarlo.


La idea surgió de Pilar del Río, la esposa del Premio Nobel de Literatura portugués, quien envió una cadena de mails pidiendo que la gente se sumara a una cadena particular: a modo de oración por su salud debían leer una poesía de Benedetti.


La periodista de Clarín y Revista Ñ, Patricia Kolesnicov publicó en su blog la idea de Pilar y la cadena se disparó. Cientos de usuarios se decidieron a seguir la cadena pero vía Internet. Sorprendida, La esposa de Saramago se sumó y publicó en el sitio de la Fundación el link al blog.


Así, comenzaron a llegar mensajes y poesías desde Argentina, Brasil, Colombia, España, México, Portugal y Uruguay.


"Casi me infarto cuando me enteré de lo de Benedetti. Tengo la teoría de que es fácil distinguirnos a los que somos sus admiradores: Somos, ante todo, unos tiernos", dice uno de los mensajes que dejaron en el blog "Un millón de amigos".


Otros posts recuerdan frases del propio Benedetti: "La muerte es una traición de Dios".


"El gran Benedetti me regaló muchas horas de poesía y una amiga eterna, una de las que vuelan. Lo que unió sus versos que no lo separe ni el tiempo ni la distancia. Yo le regalo el más humilde y afectuoso de los abrazos desde Madrid", dice otro de los mensajes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Dom Mayo 10, 2009 2:32 pm

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Dom Mayo 10, 2009 2:33 pm

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Dom Mayo 10, 2009 2:34 pm

BIOGRAFÍA por Alejandro Herrán Bárcena

Mario Benedetti nació el 14 de septiembre de 1920 en Paso de Toros, en Tacuarembó, Uruguay, fruto del matrimonio entre Brenno Benedetti y Matilde Farugia. La economía familiar se vio seriamente afectada por un engaño que sufrió el padre de Mario y así con tan sólo 4 años, la familia se trasladó a Montevideo (no en vano en Montevideo vive más de la mitad de la población de Uruguay, el mayor porcentaje de población que vive en una capital de toda Sudamérica). Este engaño condujo a tiempos difíciles para la familia Benedetti que tuvo que vender multitud de objetos de valor para seguir adelante y que obligó a Brenno a la clandestinidad económica para evitar a los acreedores y en busca del soñado empleo público, un auténtico sueño en el Uruguay de la época en el que el sueldo de un funcionario era inembargable y echarlo era casi una cuestión de Estado. Mario estudió en un colegio alemán, en parte por la admiración que el padre tenía por ese país. De esta experiencia, además de aprender el idioma, aprendió el gusto por el trabajo bien hecho y por la puntualidad. Pero en 1933 el padre le obligó a salir del colegio, ya que en éste obligaban a utilizar el saludo nazi, otro año en un Liceo y termina su educación.




A partir de 1935 empieza a trabajar en Will L.Smith en el que hará prácticamente de todo: contabilidad, cajero, taquígrafo, vendedor hasta que en 1939 y acompañando como secretario al líder de la secta Raumsólica (de la que formaron parte también su familia y la familia de Luz, la que después sería su esposa) se fue a BsAs en donde por un sueldo muy escaso y en unas condiciones bastante pobres hizo también un poco de todo. De todas formas esta época fue importante en tanto en cuanto fue en la plaza San Martín donde solía a ir a leer (es un lector compulsivo, aunque en esos tiempos se tuviese que conformar con leer compulsivamente libros de ediciones de bolsillo baratísimas, probablemente compradas en Corrientes) y donde leyendo al poeta Baldomero Fernández Moreno supo a ciencia cierta que él podía ser poeta, que las poesías que leía estaba hecho con lo mismo de lo que estaban hechas sus penas y sus alegrías. Además por esa época Mario escribía poemas de amor a Luz (que ella nunca contestó). De todas formas, desengañado con la farsa que resultó la secta volvió a Montevideo, ésa sería una época muy importante para él por dos cuestiones. Primero porque consiguió el soñado puesto de funcionario en la contaduría general de la Nación, donde iría ascendiendo poco a poco y que compaginaría con otros "laburos" para completar su sueldo. Por otro lado cayó enfermo de tifus, de hecho fue el primer funcionario en caer enfermo de este modo ("tuve este honor"), así estaría 2 meses de fiebres y diarreas en los cuales perdió 14 kilos que representaban por aquel entonces 1/4 del total de su peso. Luz fue a visitarle durante su enfermedad y tuvo un proceder no tradicional y hasta diría prohibido y antihigiénico que a él le pareció conmovedor y le robó el corazón para siempre: lo besó en sus labios contagiosos y cuarteados ("hasta el momento yo no había creído que fuese tan tierna, inconsciente y osada")




Así que el 23 de marzo de 1946 Mario Orlando Hamlet Hardy Brenno Benedetti Farrugia ("Yo me llamo Brenno, también mi padre y mi abuelo tenían ese nombre, tengo tíos que se llaman Brenno, en fin, este nombre parece ser nuestro distintivo, como la marca de fábrica") se casa con Luz López Alegre ("Es que casarse con alguien que lleva la luz y la alegría en su nombre parece una buena inversión") a la que había conocido desde que eran niños ("Tardé 6 años en decírselo y ella un minuto y medio en aceptarlo").
En el 47 viajan con sus suegros a Europa (el padre de Luz se morirá de alegría al llegar a Galicia) que será el preludio del viaje que hará en 1957, mucho más largo. Por aquel entonces escribe "La víspera indeleble", de la que no venderá ni un sólo ejemplar, aunque los ánimos que le darán algunas personas, como Juan Cunha, un poeta que trabajaba en el diario Marcha (Le dijo: "Es un mal libro de un buen poeta") le empujará a escribir "Sólo mientras tanto" del que esta vez venderá 9 ejemplares, un porcentaje infinitamente mayor que el anterior libro, lamentablemente las proporciones no podían seguir este ritmo.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Dom Mayo 10, 2009 2:40 pm



Fué en 1949 cuando escribió su primer libro de cuentos "Esta mañana", ya se empiezan a dibujar los personajes por excelencia Benedittianos, varones y mujeres poco interesantes que se meten en amores o desamores tampoco demasiado interesantes. Pero no será hasta 1950 cuando a través de la lectura del escritor Italo Svevo defina su estilo definitivamente. Svevo será a la prosa como Fernández Moreno a la poesía, salvo que esta vez lo que hará será más bien confirmar el rumbo ("sus personajes son, en general, seres mediocres, más o menos custodiados (no agobiados) por su conciencia. El narrador sólo quiere brindar una visión directa de esa mediocridad y usa para ello las formas manidas del lenguaje coloquial").
En 1953 escribe "Quién de nosotros" su primera novela (exceptuando la que escribió a los once años) y que tendrá que esperar al tirón de "La Tregua" para ser leída con atención, de momento pasará de puntillas por la crítica. En esta época ya colabora activamente en "Marcha", pero no puede descuidar su empleo como funcionario.
La relevancia como poeta la encontrará definitivamente con sus "Poemas de la oficina" que tendrá un rotundo éxito, no en vano "Uruguay es la única oficina que ha conseguido el estado de República".
Pero uno de sus años más importantes fue sin duda alguna 1959 que marcó, yo diría de manera casi definitiva su trayectoria política. En este año viaja a E.E.U.U., a pesar de las reticencias por darle el visado de las autoridades americanas, ya que en un periódico de izquierdas salieron publicados unos poemas suyos. Además tuvo que firmar entre otras cosas que no iba a matar al presidente de los E.E.U.U., aunque como recordó Mario a la hora de firmar, todos los presidentes norteamericanos fueron matados por norteamericanos. Se podría decir que Estados Unidos se le atragantó por múltiples motivos (entre ellos el racismo, la desigualdad,...) y nunca más le volvieron a conceder el visado.
Otro acontecimiento clave que sucedió en 1959 fue la Revolución Cubana que "fue un sacudón que nos cambió todos los esquemas y que transformó en verosímil lo que hasta entonces había sido fantástico. Hizo qu los intelectuales buscaran y encontraran, dentro de su propia área vital, motivaciones, temas y hasta razones para la militancia". A raíz de todo esto escribe su primer texto comprometido, "El país de la cola de paja". También escribe "Montevideanos", un libro de cuentos que tuvo mucho éxito y en 1960 obtiene su consagración definitiva con "La Tregua", sin duda su novela más alabada.






Empezará a aumentar su participación política y vivirá unos tiempos frenéticos en cuanto su actividad en todos los frentes: periodismo, literatura, política. Liderará el Movimiento de los independientes del 26 de Marzo que luego integrará el Frente Amplio (alternativa a los dos clásicos partidos: el blanco y el colorado). El golpe de estado le exiliará por multitud de paises: Argentina, Cuba, España, ...aunque seguirá escribiendo desde fuera. No fueron buenos tiempos éstos y entre los múltiples lugares destaca Cuba a la que llegó de la mano de Haydeé Santamaría y donde realizó trabajos agrícolas, además de su colaboración en la Casa de las Américas, con gente tan ilustre como Cortázar, García Márquez, Galeano,... con los que intercambiará proyectos, novedades, utopías,...esa quizás sea la parte agradable de su estancia en Cuba, pero la distancia con su pais, donde Luz cuida a dos madres y eso le hace sentirse profundamente solo y al final decide irse a Mallorca con Luz.
Allí estaba cuando se le muere Haydeé y allí es donde su maltrecha economía empieza a recuperarse gracias, entre otras cosas, a sus colaboraciones para El Pais.
Después de 10 años de exilio (vuelve en marzo del 83) inicia su "desexilio).
Ahora vive a caballo entre Uruguay y España, donde le requerimos constantemente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Lun Mayo 18, 2009 12:06 am

Ha muerto el más grande de todos los poetas, y de verdad, tengo ganas de llorar. Descansa, compa.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Lun Mayo 18, 2009 2:57 pm

Murió Mario Benedetti este domingo

<table cellSpacing=1 cellPadding=2 width="100%" height=161><tr><td height=20 vAlign=top align=left><table border=0 cellSpacing=0 cellPadding=5 width=250 align=right><tr><td vAlign=top width=108 align=left>Foto: Cortesía Marcelo García.
</TD></TR>
<tr><td height=3 vAlign=top align=left></TD></TR></TABLE>Caracas, 17 May. ABN.- Este domingo 17 murió el escritor y poeta uruguayo Mario Benedetti, a los 88 años, en Montevideo, por una enfermedad intestinal crónica, según informaron medios de prensa locales.

Benedetti, autor de más de ochenta libros de poesía, novelas, cuentos y ensayos, así como de guiones de cine, recibió en marzo de 2008 el premio cultural de Alba, por consagrar su vida y obra a engrandecer el patrimonio literario y artístico de nuestra América.

Durante los últimos meses el escritor ingresó varias veces a centros de salud tras sufrir diversos problemas físicos, entre ellos una enterocolitis que le causó deshidratación. En la última oportunidad su estadía se prolongó hasta el pasado 6 de mayo, luego de 12 días hospitalizado al agravarse una enfermedad intestinal crónica.

El autor fue galardonado con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (1999), por su libro La Tregua, también recibió el Premio Iberoamericano José Martí (2001) y el Premio Internacional Menéndez Pelayo (2005) .

Su última obra publicada, el poemario Testigo de uno mismo, fue presentada en agosto del año pasado. </TD></TR></TABLE>
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Lun Mayo 18, 2009 2:58 pm

Los escritores lloran la muerte de Mario Benedetti



"Hemos perdido y hemos ganado", dijo José Saramago, "porque están ahí sus libros, que afortunadamente nos sobreviven"



El escritor y premio Nobel de Literatura José Saramago lamentó la muerte a los 88 años del escritor uruguayo Mario Bendetti, y alabó su categoría literaria y humana. "Siempre quedaba esa ingenuidad que es pensar que lo inevitable se puede posponer, pero no se puede, y cuando llega, como acaba de llegar para Mario, es muy duro", dijo. "Todos sabíamos que estaba mal, que con la enfermedad que tenía en cada minuto estaba en riesgo. La ingenuidad no ha sido posible. No hay milagros", lamentó.



Con la muerte de Benedetti, dijo Saramago, vamos a conocer más de su vida. "Era un carácter humano extraordinario", enfatizó. "Hemos perdido y hemos ganado - continuó-, "porque están ahí sus libros, que afortunadamente nos sobreviven".

Varias figuras de la cultura de Uruguay también lamentaron la muerte de Benedetti. Ricardo Casas, director de un documental sobre la vida de Benedetti titulado "Palabras verdaderas", expresó "tristeza" por el fallecimiento del escritor. Trabajar con él para ese film, realizado entre 2000 y 2004, "fue todo un descubrimiento de un personaje a la vez tan famoso y el más humilde", comentó.

La muerte de Benedetti es "un desgarro para la literatura de habla hispana. La obra de Mario va a estar siempre" a pesar de su desaparición física, reflexionó por su parte el escritor uruguayo Mauricio Rosencof. "La literatura de todo el mundo pierde a una figura de primer nivel, y yo pierdo a mi hermano", agregó.

Benedetti y Rosencof fueron compañeros de trabajo en la influyente revista "Marcha", que se editó en Uruguay en los años sesenta y setenta, hasta que fue clausurada por la dictadura militar que gobernó en el país entre 1973 y 1985.

Eduardo Galeano, escritor y amigo de Benedetti, fue a la casa del autor de "Gracias por el fuego" luego de enterarse de su fallecimiento.

La poeta Ana Magnabosco manifestó su tristeza por la muerte de Benedetti, a quien se refirió como un "maestro". Destacó la "humildad, la coherencia hasta sus últimos días y el espíritu joven" del escritor. Magnabosco resaltó el vínculo del escritor con Madrid, donde residía parte del año para escapar a los fríos del invierno montevideano ante su enfermedad respiratoria crónica.

El poeta uruguayo Rafael Courtuasí recordó palabras que le dijo Benedetti para describir la personalidad del escritor fallecido: "Yo no tengo vergüenza de ser sensible". "Don Mario está lejos de las envidias y entró en otro lugar. Se llora una pérdida porque se llora un amigo, pero al mismo tiempo está naciendo otro Benedetti", manifestó Courtuasí.

El escritor uruguayo Raúl Vallarino afirmó que Mario Benedetti "hizo conocer las letras uruguayas en muchas partes del mundo y abrió el camino para colegas compatriotas". "En más de una ocasión, durante algún viaje, me reconocieron como escritor uruguayo haciendo referencia a que venía de Uruguay, la patria de Benedetti", destacó Vallarino. "Sin duda, fue un escritor de fama mundial y nos abrió el camino para muchos otros escritores más jóvenes", agregó.

La ministra de Educación y Cultura de Uruguay, María Simón, dijo que la obra de Benedetti es "muy nacional pero de proyección internacional".

Los restos de Mario Benedetti serán velados en el Palacio Legislativo, sede del Congreso uruguayo, en Montevideo.


Última edición por THECROW el Lun Mayo 18, 2009 3:03 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Lun Mayo 18, 2009 3:01 pm

Mario Benedetti
(Paso de los Toros, Departamento de Tacuarembó,
Uruguay, 14 de septiembre del 1920)



La muerte
(La muerte y otras sorpresas, 1968)

Conviene que te prepares para lo peor.
Así, en la entonación preocupada y amiga de Octavio, no sólo médico sino sobre todo ex compañero de liceo, la frase socorrida, casi sin detenerse en el oído de Marlano, había repercutido en su vientre, allí donde el dolor insistía desde hacía cuatro semanas. En aquel instante había disimulado, había sonreído amargamente, y hasta había dicho: “no te preocupes, hace mucho que estoy preparado”. Mentira, no lo estaba, no lo había estado nunca. Cuando le había pedido encarecidamente a Octavio que, en mérito a su antigua amistad (“te juro que yo sería capaz de hacer lo mismo contigo”), le dijera el diagnóstico verdadero, lo había hecho con la secreta esperanza de que el viejo camarada le dijera la verdad, sí, pero que esa verdad fuera su salvación y no su condena. Pero Octavio había tomado al pie de la letra su apelación al antiguo afecto que los unía, le había consagrado una hora y media de su acosado tiempo para examinarlo y reexaminarlo, y luego, con los ojos inevitablemente húmedos tras los gruesos cristales, había empezado a dorarle la píldora: “Es imposible decirte desde ya de qué se trata. Habrá que hacer análisis, radiografías una completa historia clínica. Y eso va a demorar un poco. Lo único que podría decirte es que de este primer examen no saco una buena impresión. Te descuidaste mucho. Debías haberme visto no bien sentiste la primera molestia.” Y luego el anuncio del primer golpe directo: “Ya que me pedís, en nombre de nuestra amistad, que sea estrictamente sincero contigo, te diría que, por las dudas...” Y se había detenido, se había quitado los anteojos, y los había limpiado con el borde de la túnica. lJn gesto escasamente profiláctico, había alcanzado a pensar Marlano en medio de su desgarradora expectativa. “Por las dudas ¿qué?”, preguntó, tratando de que el tono fuera sobrio, casi indiferente. Y ahí se desplomó el cielo: “Conviene que te prepares para lo peor. ”
De eso hacía nueve días. Después vino la serie de análisis, radiografias, etc. Había aguantado los pinchazos y las propias desnudeces con una entereza de la que no se creía capaz. En una sola ocasión, cuando volvió a casa y se encontró solo (Agueda había salido con los chicos, su padre estaba en el Interior), había perdido todo dominio de sí mismo, y allí, de pie, frente a la ventana abierta de par en par, en su estudio inundado por el más espléndido sol de otoño, había llorado como una criatura, sin molestarse siquiera por enjugar sus lágrimas. Esperanza, esperanzas, hay esperanza, hay esperanzas, unas veces en singular y otras en plural; Octavio se lo había repetido de cien modos distintos, con sonrisas, con bromas, con piedad, con palmadas amistosas, con semiabrazos, con recuerdos del liceo, con saludos a Agueda, con ceño escéptico, con ojos entornados, con tics nerviosos, con preguntas sobre los chicos. Seguramente estaba arrepentido de haber sido brutalmente sincero y quería de algún modo amortiguar los efectos del golpe. Seguramente. Pero ¿y si hubiera esperanzas? 0 una sola. Alcanzaba con una escueta esperanza, un a diminuta esperancita en mínimo singular. ¿Y si los análisis, las placas, y otros fastidios, decían al fin en su lenguaje esotérico, en su profecía en clave, que la vida tenía permiso para unos años más? No pedía mucho: cinco años, mejor diez. Ahora que atravesaba la Plaza Independencia para encontrarse con Octavio y su dictamen final (condena o aplazamiento o absolución), sentía que esos singulares y plurales de la esperanza habían, pese a todo, germinado en él. Quizá ello se debía a que el dolor había disminuido considerablemente, aunque no se le ocultaba que acaso tuvieran algo que ver con ese alivio las pastillas recetadas por Octavio e ingeridas puntualmente por él. Pero, mientras tanto, al acercarse a la meta, su expectativa se volvía casi insoportable. En determinado momento, se le aflojaron las piernas; se dijo que no podía llegar al consultorio en ese estado, y decidió sentarse en un banco de la plaza. Rechazó con la cabeza la oferta del lustrabotas (no se sentía con fuerzas como para entablar el consabido diálogo sobre el tiempo y la inflación), y esperó a tranquilizarse. Agueda y Susana. Susana y Agueda. ¿Cuál sería el orden preferencial? ¿Ni siquiera en este instante era capaz de decidirlo? ÿgueda era la comprensión y la incomprensión ya estratificadas; la frontera ya sin litigios; el presente repetido (pero también había una calidez insustituible en la repetición); los años y años de pronosticarse mutuamente, de saberse de memoria; los dos hijos, los dos hijos. Susana era la clandestinidad, la sorpresa (pero también la sorpresa iba evolucionando hacia el hábito), las zonas de vida desconocida, no compartidas, en sombra; la reyerta y la reconciliación conmovedoras; los celos conservadores y los celos revolucionarios; la frontera indecisa, la caricia nueva (que insensiblemente se iba pareciendo al gesto repetido), el no pronosticarse sino adivinarse, el no saberse de memoria sino de intuición. Agueda y Susana, Susana y ÿgueda. No podía decidirlo. Y no podía (acababa de advertirlo en el preciso instante en que debió saludar con la mano a un antiguo compañero de trabajo), sencillamente porque pensaba en ellas como cosas suyas, como sectores de Mariano Ojeda, y no como vidas independientes, como seres que vivían por cuenta y propios. Agueda y Susana, Susana y Agueda, eran en este instante partes de su organismo, tan suyas como esa abyecta, fatigada entraña que lo amenazaba. Además estaban Coco y sobre todo Selvita, claro, pero él no quería, no, no quería, no, no quería ahora pensar en los chicos, aunque se daba cuenta de que en algún momento tendría que afrontarlo, no quería pensar porque entonces sí se derrumbaría y ni siquiera tendría fuerzas para llegar al consultorio. Había que ser honesto, sin embargo, y reconocer de antemano que allí iba a ser menos egoísta, más increíblemente generoso, porque si se destrozaba en ese pensamiento (y seguramente se iba a destrozar) no sería pensando en sí mismo sino en ellos, o por lo menos más en ellos que en sí mismo, más en la novata tristeza que los acechaba que en la propia y veterana noción de quedarse sin ellos. Sin ellos, bah, sin nadie, sin nada. Sin los hijos, sin la mujer, sin la amante. Pero también sin el sol, este sol; sin esas nubes flacas, esmirriadas, a tono con el país; sin esos pobres, avergonzados, legítimos restos de la Pasiva; sin la rutina (bendita, querida, dulce, afrodisíaco, abrigada, perfecta rutina) de la Cala Núm. 3 y sus arqueos y sus largamente buscadas pero siempre halladas diferencias; sin su minuciosa lectura del diario en el café, junto al gran ventanal de Andes; sin su cruce de bromas con el mozo; sin los vértigos dulzones que sobrevienen al mirar el mar y sobre todo al mirar el cielo; sin esta gente apurada, feliz porque no sabe nada de si misma, que corre a mentirse, a asegurar su butaca en la eternidad o a comentar el encantador heroísmo de los otros; sin el descanso como bálsamo; sin los libros como borrachera; sin el alcohol como resorte; sin el sueño como muerte; sin la vida como vigilia; sin la vida, simplemente.
Ahí tocó fondo su desesperación, y, paradójicamente, eso mismo le permitió rehacerse. Se puso de pie, comprobó que las piernas le respondían, y acabó de cruzar la plaza. Entró en el café, pidió un cortado, lo tomó lentamente, sin agitación exterior ni interior, con la mente poco menos que en blanco. Vio cómo el sol se debilitaba, cómo iban desapareciendo sus últimas estrías. Antes de que se encendieran los focos del alumbrado, pagó su consumición, dejó la propina de siempre, y caminó cuatro cuadras, dobló por Río Negro a la derecha, y a mitad de cuadra se detuvo, subió hasta un quinto piso, y oprimió el botón del timbre 'unto a la chapita de bronce: Dr. Octavio Massa, médico.


—Lo que me temía.
Lo que me temía era, en estas circunstancias, sinónimo de lo peor. Octavio había hablado larga, calmosamenre, había recurrido sin duda a su mejor repertorio en materia de consuelo y confortación, pero Mariano lo había oído en silencio, incluso con una sonrisa estable que no tenía por objeto desorientar a su amigo, pero que con seguridad lo había desorientado. “Pero si estoy bien”, dijo tan sólo, cuando Octavio lo interrogó, preocupado. “Además”, dijo el médico, con el tono de quien extrae de la manga un naipe oculto, “además vamos a hacer todo lo que sea necesario, y estoy seguro, entendés, seguro, que una operación sería un éxito. Por otra parte, no hay demasiada urgencia. Tenemos por lo menos un par de semanas para fortalecerse con calma, con paciencia, con regularidad. No te digo que debas alegrarte, Mariano, ni despreocuparte, pero tampoco es para tomarlo a la tremenda. Hoy en día estamos mucho mejor armados para luchar contra... ” Y así sucesivamente Mariano sintió de pronto una implacable urgencia en abandonar el consultorio, no precisamente para volver a la desesperación. La seguridad del diagnóstico le había provocado, era increíble, una sensación de alivio, pero también la necesidad de estar solo, algo así como una ansiosa curiosidad por disfrutar la nueva certeza. Así, mientras Octavio seguía diciendo: “... y además da la casualidad que soy bastante amigo del médico de tu Banco, así que no habrá ningún inconveniente para que te tomes todo el tiempo necesario y...”, Mariano sonreía, y no era la suya una sonrisa amarga, resentida, sino (por primera vez en muchos días) de algún modo satisfecha, conforme.
Desde que salió del ascensor y vio nuevamente la calle, se enfrentó a un estado de ánimo que le pareció una revelación. Era de noche, claro, pero ¿por qué las luces quedaban tan lejos? ¿Por qué no entendía, ni quería entender, la leyenda móvil del letrero luminoso que estaba frente a él? La calle era un gran canal, sí, pero ¿por qué esas figuras, que pasaban a medio metro de su mano, eran sin embargo imágenes desprendidas, como percibidas en un film que tuviera color pero que en cambio se beneficiara (porque en realidad era una mejora) con una banda sonora sin ajuste, en la que cada ruido llegaba a él como a través de infinitos intermediarios, hasta dejar en sus oídos sólo un amortiguado eco de otros ecos amortiguados? La calle era un canal cada vez más ancho, de acuerdo, pero ¿por qué las casas de enfrente se empequeñecían hasta abandonarlo, hasta dejarlo enclaustrado en su estupefacción? Un canal, nada menos que un canal, pero ¿por qué los focos de los autos que se acercaban velozmente, se iban reduciendo, reduciendo, hasta parecer linternas de bolsillo? Tuvo la sensación de que la baldosa que pisaba se convertía de pronto en una isla, una baldosa leprosa que era higiénicamente discriminada por las baldosas saludables. Tuvo la sensación de que los objetos se iban, se apartaban locamente de él pero sin admitir que se apartaban. Una fuga hipócrita, eso mismo. ¿Cómo no se había dado cuenta antes? De todos modos, aquella vertiginosa huida de las cosas y de los seres, del suelo y del cielo, le daba una suerte de poder. ¿Y esto podía ser la muerte, nada más ue esto?, pensó con inesperada avidez. Sin embargo estaba vivo. Ni Agueda, ni Susana, ni Coco, ni Selvita, ni Octavio, ni su padre en el Interior, ni la Caja Núm. 3. Sólo ese foco de luz, enorme, es decir enorme al principio, que venía quién sabe de dónde, no tan enorme después, valía la pena dejar la isla baldosa, más chico luego, valía la pena afrontarlo todo en medio de la calle, pequeño, más pequeño, sí, insignificante, aquí mismo, no importa que los demás huyan, si el foco, el foquito, se acerca alejándose, aquí mismo, aquí mismo, la linternita, la luciérnaga, cada vez más lejos y más cerca, a diez kilómetros y también a diez centímetros de unos ojos que nunca más habrán de encandilarse.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Lun Mayo 18, 2009 3:06 pm

Hondo pesar por la muerte de Mario Benedetti

Mientras en Uruguay se declaró hoy día oficial de luto, el mundo literario lamentaba la muerte del escritor, poeta y ensayista uruguayo Mario Benedetti, ocurrida ayer a los 88 por dolencias respiratorias e intestinales crónicas.


Los restos de Benedetti son velados en el salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo en medio de la congoja del mundo literario y popular, y serían enterrados este martes en el Panteón Nacional.

“Mario perdió la batalla, nosotros, sus amigos, sus lectores, también”, escribió el laureado Nobel portugués José Saramago en su blog personal. “Restará la memoria, restarán los libros, pero, en este momento, memoria y libros casi nos parecen poco. El dolor y la tristeza no se aliviarán tan pronto”, resaltó.

“El dolor se dice callando”, reflexionó escuetamente Eduardo Galeano, autor de Las venas abiertas de América Latina, otro de los importantes literatos del Uruguay y amigo personal de Benedetti.

“La muerte de Mario (Benedetti) personalmente me llega como una mezcla de tristeza y liberación. Era un hombre en el mejor sentido de la palabra”, declaró el cantautor catalán Joan Manuel Serrat, quien cantó muchos de los versos del uruguayo.

También lo calificó de como “un hombre muy reconocido como poeta, poeta muy prolífico, y probablemente el más leído de la literatura latinoamericana”.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Lun Mayo 18, 2009 3:08 pm

Benedetti deja su obra y el aura de un hombre bueno, humilde y consecuente

El escritor uruguayo Mario Benedetti, fallecido este domingo a los 88 años, fue recordado hoy no sólo por sus virtudes literarias, sino sobre todo por las humanas, como el hombre bueno, sencillo, consecuente y alegre que fue.




'Como diría (Antonio) Machado, un hombre en el mejor sentido de la palabra, un hombre bueno', dijo hoy a Efe el cantautor español Joan Manuel Serrat, quien se declara 'amigo' de Mario Benedetti.
Serrat, que puso música a poemas de Benedetti en el disco 'El sur también existe' (1985), destacó desde España el inmenso legado que ha dejado el escritor de Paso de los Toros a toda América Latina: 'ideales de libertad, justicia y solidaridad'.
El escritor chileno Luis Sepúlveda manifestó también su pena y anunció que se tomará un whisky a la manera en que le gustaba tomarlo al 'queridísimo' autor de 'La tregua' como homenaje.
'Me levanté de mala gana. Sólo me apetece emborracharme, pedir un whisky y decirle al camarero que me ponga el más humilde que tenga con una rodaja de limón', dijo hoy a Efe.
Durante la presentación del Salón Internacional del Libro Iberoamericano de Gijón (norte de España), Sepúlveda dijo que esta edición del certamen será un 'gran homenaje' al hombre que afirmó que hay que de 'defender la alegría como una barricada'.
De Benedetti también habló hoy el poeta español y premio Cervantes Antonio Gamoneda, quien dijo sentirse 'muy entristecido' por su muerte y lo definió como un hombre 'humanamente muy necesario en el terreno del pensamiento social y en el de la honradez'.
De los primeros en reaccionar a la muerte de Benedetti fueron el escritor y poeta colombiano radicado en México Álvaro Mutis, y el escritor portugués José Saramago, premio Nobel de 1998.
'Latinoamérica pierde a un escritor continental, un escritor cuya obra refleja el sentir de todos los países de la región', dijo Mutis a Efe este domingo poco después de conocerse la triste noticia.
'Era un carácter humano extraordinario', enfatizó Saramago, quien destacó que 'Benedetti no guardaba rencor a nadie' y siempre vivió 'en positivo'.
El escritor cubano Miguel Barnet se manifestó 'muy dolido' por la muerte de Benedetti, de quien dijo que alcanzó lo que más anhela un escritor, 'ser popular', con sus poemas 'para enamorar y para la lectura íntima'.
En Uruguay, las reacciones por su muerte han sido numerosas y extremadamente elogiosas para alguien que consideraba que no había sido profeta en su tierra.
Para la escritora uruguaya Mercedes Vigil, el fallecimiento de Benedetti supone la pérdida de 'una pluma reveladora y valiente' y deja 'un vacío irrecuperable'.
Hortensia Campanella, autora de la biografía 'Mario Benedetti. Un mito discretísimo', opinó que en este momento de tristeza hay que sentirse 'contentos de que la obra de Benedetti llegó a su plenitud hace ya algún tiempo' y de que 'tanta gente en el mundo puede admirarla y sentirse acompañada por sus versos y por sus palabras'.
'Sin duda hoy es un día muy triste para los uruguayos, pero tenemos que destacar la intensidad con que vivió Mario y la obra que nos deja', señaló la ministra de Educación y Cultura de Uruguay, María Simón.
El ex presidente uruguayo Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000) consideró hoy que Mario Benedetti fue autor de una 'literatura pura' con la que consiguió introducir como protagonista en la poesía al 'hombre común'.
'Benedetti marcó una etapa muy importante en la literatura en su dimensión popular, al mostrar en ella al hombre común, el de la clase media, el oficinista, de todos aquellos que no eran objeto del protagonismo literario', afirmó Sanguinetti en declaraciones a Efe.
El subsecretario del Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay, Felipe Michelini, destacó que Mario Benedetti vivió 'en consecuencia con sus ideas y con lealtad hacia sus amigos', y auguró que 'permanecerá por siempre en el corazón de los uruguayos'.
Mario Benedetti 'vivió y encarnó la identidad igualitaria del Uruguay', afirmó hoy el rector de la Universidad de la República (Udelar), Rodrigo Arocena, quien señaló que pese a ser uno de los uruguayos 'con mayor proyección internacional', nunca dejó de lado su 'sencillez' y su 'tranquila manera de vivir'.
La embajadora de España en Uruguay, Aurora Díaz-Rato, afirmó hoy que los españoles 'sintieron enormemente' la muerte del Mario Benedetti, porque les 'alimentó durante años con sus poemas'.
La Casa de las Américas en La Habana rendirá mañana tributo a Benedetti, en la sala Che Guevara, 'con una sesión especial de escritores, intelectuales en general y amigos', dijo hoy la embajadora cubana en Uruguay, Mariaelena Ruiz Capote.
En la otra orilla del río de la Plata, la muerte de Benedetti también causó hondo pesar.
El secretario argentino de Cultura, José Nun, definió a Benedetti como 'un gran escritor, multifacético y un defensor inclaudicable de los derechos humanos y de las causas nobles'.
'Benedetti fue un poeta que mantuvo una sonoridad preparada para educar a públicos esperanzados sin que cediera su trabajo sobre las ligaduras estoicas que llevan a meditar sobre la soledad, la muerte y el amor', destacó a su vez el director de la Biblioteca Nacional de Argentina, Horacio González.
Leer un poema de Mario Benedetti 'es entrar en el mundo de uno mismo', dijo hoy el actor argentino Héctor Alterio al destacar la 'sencillez y la originalidad' del autor uruguayo fallecido este domingo en Montevideo.
El chino Bai Feng Sen, traductor de la obra de Mario Benedetti, afirmó: él 'me enseñó a comprender entre líneas los sentimientos de los intelectuales, sus dudas y las dificultades sociales que afrontan'.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
~*Sasha_Dupont*~
Admin
Admin
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 16392
Edad : 40
Localización : Del Lugar que decido pisar
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Lun Mayo 18, 2009 3:53 pm

:(

S.

_________________



"Las cicatrices nos recuerdan que el pasado fue real...
... no olvides que yo te hice la primera..."

Anibal Lecter.


Vivo al filo de la navaja pero no en equilibrio sino en herida.

The Show Must Go On

The Secret Door it's always there

βαμπίρ πάντα Σπαρτιάτης


http://alada-oscura.blogspot.com.ar/
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Lun Mayo 18, 2009 7:30 pm

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Mar Mayo 19, 2009 11:16 am

Emotivo adiós a Benedetti, el poeta de la utopía cotidiana

Miles de personas se acercaron ayer al sepelio del escritor, en el Congreso uruguayo. Los restos serán inhumados hoy a las 10, en el Cementerio Central.

Miles de personas, de las más diversas edades y extracciones sociales, y personalidades de la cultura, de la política y de otros ámbitos, se hicieron presentes en el Palacio Legislativo, durante todo el día de ayer, para darle el último adiós a Mario Benedetti, el poeta y narrador que abordara temas de la más humana condición, en una forma tan simple y directa, y sin perder profundidad en la mayoría de los casos -algo muy difícil de lograr en cualquier género literario-, que lo llevó a que sus lectores sean sus cómplices y todo.

Benedetti murió el domingo, a los 88 años, en su casa de Montevideo. A primera hora de la mañana de ayer se hizo presente el presidente Tabaré Vázquez, quien junto a su vice, Rodolfo Nin Novoa, fueron los únicos que ingresaron por la alfombra roja instalada en el medio del recinto, por la que hoy temprano saldrá el féretro para ser conducido a su última morada, en el Cementerio Central.

"Una persona como Mario nunca muere", dijo Tabaré Vázquez, quien fue recibido y despedido por una guardia de honor.

La gente que en la víspera llegó a la capilla ardiente armada en el imponente Salón de los Pasos Perdidos del recinto de la Asamblea General, entre los que se destacó la presencia de jóvenes, muchos jóvenes, con los que tenía una muy buena comunicación, debió en algún momento hacer una cola de casi dos cuadras, para despedir al escritor.

Al ingresar por la puerta derecha del salón, había muchas personas que se detuvieron ante un libro dispuesto para que el que quisiera pudiera expresar por escrito sus sentimientos, en estas horas de tanto dolor. A las 6 ya se habían completado doce de esos libros. Mucha gente ingresó con flores, lapiceras, o algún otro elemento que luego dejaron, a manera de ofrenda, al pie del cajón.

Diseminadas también a los costados de los sectores de ingreso y egreso del salón, se podían ver las más de cincuenta coronas, de las más diversas procedencias. Entre ellas se destacaban las de variados sectores políticos y agrupaciones sociales, como la organización Madres y familiares de detenidos desaparecidos o la Coordinadora Nacional por la anulación de la ley de Caducidad. También se destacaron las coronas enviadas por Hugo Chávez, la Embajada argentina y la de España, y también la de algunos artistas como Joaquín Sabina y Ana María Picchio, quien a principios de los 70 fuera una de las protagonistas de la adaptación al cine que Sergio Renán hiciera de la novela La tregua, de Benedetti.

El embajador Hernán Patiño Mayer, se hizo presente ayer en el velatorio para traer las condolencias del gobierno argentino. "Benedetti fue un creador que a partir de reafirmar su profunda identidad uruguaya, se transformó en un escritor de prestigio internacional, y para eso basta ver hoy las portadas de los principales diarios del mundo para advertir la enorme dimensión que alcanzó", aseguró.

Importante escritores uruguayos, como era de esperar, se acercaron a dar su pésame al pequeño círculo íntimo de Mario, compuesto fundamentalmente por su hermano Raúl y por su incondicional secretario, Ariel Silva.

"Los más asombroso de Mario -dijo su tocayo Delgado Aparaín- es cómo supo interpretar la búsqueda de los pequeños seres y como en cualquier parte del mundo los muchachos y las muchachos lo recitan, lo llevan adentro. Mario fue un amigo, un entrañable tipo, que era capaz de dar más de lo que realmente podía dar".

En tanto Eduardo Galeano se limitó a expresar unas muy pocas palabras: "Bendito sean los hombres y las mujeres honestos y generosos como él", dijo. "Soy enemigo de la inflación palabraria, no sólo de la monetaria, y me parece que hay ocasiones, como ésta, en que el dolor se dice callando".
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vampire Knight
Arcángel
Arcángel
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 9088
Edad : 44
Localización : Out of the Matrix
Humor : ...-...
Fecha de inscripción : 25/07/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Mar Mayo 19, 2009 5:50 pm

"Morirá su cuerpo, algo natural, pero su alma y su recuerdo vivirán por siempre en los corazones de quiénes llegaron a conocerlo, aunque más no sea a través de sus letras" J.K.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Lun Mayo 25, 2009 3:03 am

Lágrimas de chicos y de grandes en el adiós a Benedetti

Miles de personas despidieron ayer a Mario Benedetti en el Cementerio Central de Montevideo. El escritor murió el domingo, a los 88 años. La ceremonia, marcada por la emoción, fue una nueva muestra del sentimiento de admiración que supo sembrar en su pueblo.

A eso de las 10, un nutrido grupo de personas, públicas y anónimas, tomaron de las asas el féretro -en el Palacio Legislativo- y lo llevaron, siguiendo la alfombra roja, hacia la camioneta que esperaba en la puerta principal del Palacio Legislativo. De inmediato, varios coches fúnebres y también particulares, además de cientos de personas de a pie, iniciaron por la calle Yaguarón el lento cortejo hacia el cementerio, distante a unas veinte cuadras.

En el trayecto fue sumándose gente, mientras otros salían de los negocios, o a las puertas y balcones de su casa para mostrar -con aplausos o con un respetuoso silencio- su afecto y admiración hacia el autor de La tregua.

En los alrededores del Panteón Nacional esperaban otros cientos de personas, personalidades de la cultura, de la política y otros ámbitos, además de jóvenes y niños, muchos con flores en las manos y lágrimas en los ojos. Todos escucharon las palabras del músico Daniel Viglietti -quien por tres décadas hiciera junto a Benedetti el recital A dos voces- del escritor y hoy Director Nacional de Cultura, Hugo Achúgar, y de la ministra de Cultura, María Simón.

Cuando la gente se fue, el cuerpo del autor fue llevado al cementerio del Buceo, donde descansará junto a Luz, su compañera de todas las horas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   Lun Mayo 25, 2009 3:11 am

Adiós al poeta de las causas perdidas


La muerte del escritor uruguayo Mario Benedetti, el domingo pasado en Montevideo, conmovió a la literatura iberoamericana. Considerado un ícono para su época, dos de sus amigos, los españoles Benjamín Prado y Juan Cruz, despiden al autor de La tregua.


La primera vez que vi a Mario Benedetti ya nos conocía&shy;mos, porque yo había leído sus Poemas de la oficina , su novela La tregua y su ensayo Poesía trun&shy;ca , en el que hablaba de una serie de poetas latinoamericanos asesi&shy;nados por los diferentes dictadores que ennegrecieron el continente a lo largo del siglo pasado. Lo cono&shy;cí, claro está, igual que había cono&shy;cido a Cortázar o García Márquez, gracias a mi amistad con Rafael Al&shy;berti, a quien casi siempre querían ver los escritores de medio mundo cuando pasaban por Madrid. Re&shy;cuerdo dos cosas de esa primera cita, que fue en un restaurante del centro de la ciudad: que nos reí&shy;mos muchísimo los tres y que me sorprendió lo sencillo que parecía Benedetti. Veinticinco años más tarde sigo pensando lo mismo de él, pero no tengo ganas de reírme, porque su muerte le ha quitado la gracia a estos días.

A lo largo de este tiempo, he visto muchas veces a Benedetti en Madrid y algunas en Montevideo. Un encuentro repetido lo celebrá&shy;bamos en su casa española del barrio de Prosperidad, en la calle Ramos Carrión, a la que todas las semanas iba de visita su editor en España, Chus Visor, para mante&shy;ner una amistad a domicilio con Mario, que era alérgico a la vida social. De hecho, en las fiestas siempre parecía fuera de lugar y en los restaurantes siempre pare&shy;cía incómodo. Pero en su casa no, en su casa estaba tranquilo y cada vez que yo acompañaba a Chus a verlo pasábamos una buena tar&shy;de, Benedetti nos acomodaba en el salón, nos traía unas cervezas, a veces nos regalaba algún libro y siempre charlaba con nosotros de literatura y fútbol. El resto del tiempo, lo malgastábamos hablan&shy;do de cualquier tontería, especial&shy;mente de política.

Eso sí, con Mario había que ser de una puntualidad maniática, porque le sentaba tan mal desenca&shy;jar sus horarios que cuando Chus hacía su visita semanal, todos los viernes de ocho a nueve y media, si llegaba con cinco minutos de antelación prefería quedarse a fumar en el portal, para subir a la hora justa, pero si el tráfico esta&shy;ba mal y el taxi se retrasaba, a las ocho y cinco ya lo estaba llamando Mario: "Pero, ¿qué pasó? ¿Es que hoy no vienes?" Una mañana en que lo fui a visitar a su casa de Montevideo, en la calle Zelmar Michelini, me demoré unos seis o siete minutos, y cuando me abrió la puerta me preparé para que se quejara, pero para mi sorpresa, no me dijo nada. Al contrario, estuvo cariñoso, como siempre, me sirvió un desayuno preparado por él mis&shy;mo y estuvimos hablando..., hasta que me lanzó: "¿Estaba bueno el café? Claro, porque a lo mejor ya se había quedado frío...."

Aparte de las visitas a sus ca&shy;sas, repaso algunas ocasiones en que estuve con él: hubo bastantes más con Rafael Alberti, desde lue&shy;go, casi siempre en una cafetería de la Plaza de España, al lado del lugar donde vivía mi maestro; otra fue en el Círculo de Bellas Artes, donde le organicé una lectura de poemas que tuve que cambiar de sala, porque la multitud que asis&shy;tió a escucharlo no cabía en la que estaba prevista; cuatro o cinco ve&shy;ces estuve con él en el Retiro, en la Feria del Libro, viéndole firmar cientos de ejemplares de sus obras y hacer palotes minuciosos en un papel, ponía uno, dos, tres... y al llegar a diez los tachaba... Le pre&shy;gunté por qué hacía eso. "Porque me gusta saber cuántos libros firmo." "Ya, pero ¿qué más te da eso?" Y encogiéndose de hombros como si ni él mismo se lo explica&shy;ra, me respondió: "No sé, es una manía, y a las manías no les hacen falta razones". Recuerdo también un par de días con él en el Esco&shy;rial, en los Cursos de Verano, y una vez que tuvo el detalle amable de ir a la presentación de una no&shy;vela mía que se llama Alguien se acerca, a cargo de Francisco Ayala en una galería de arte de la calle del Almirante. Como resulta que el tráfico estaba horrible, esta vez era él quien iba a llegar tarde, así que le pedí permiso a Ayala, que entonces sólo tenía noventa y tres años, para esperar diez minutos, y le ofrecí traerle una silla, para que se sentara. Pero Paco me miró con absoluto desprecio y me dijo: "Siéntese usted si está cansado, que a su edad conviene cuidarse para poder llegar a la mía".

Cuando Mario se fue definiti&shy;vamente a Uruguay para ver morir allí a Luz, su mujer, lo cual para él era una manera de estar muerto por extensión, tuvo un acto de ge&shy;nerosidad muy suyo, diciéndome que no iba a regresar jamás a Ma&shy;drid, donde habían sido felices, y que como yo estaba cambiándome de casa, fuera a la suya y me lleva&shy;ra todo lo que quisiese, sin límites. Es raro, pero yo ahora me levanto por las mañanas y me afeito con una máquina eléctrica de Bene&shy;detti, me hago el desayuno en su cafetera y me siento a ponerme los zapatos en un taburete suyo.

La obra de Mario Benedetti es muy extensa, y en ella hay de todo, como en la de Neruda o el propio Alberti, pero defenderé ante quien se atreva a llevarme la contraria que tiene treinta poemas fantásti&shy;cos que cualquier escritor con dos dedos de frente habría querido es&shy;cribir. No hay muchos poetas de los que se pueda decir lo mismo. Afortunadamente, los libros que merecen la pena no se mueren, y por eso se puede decir que los au&shy;tores como Mario, tan leídos, nun&shy;ca llegan a ser difuntos del todo, porque aunque ya no estén se les sigue oyendo. Y sus ideas de liber&shy;tad y compromiso también siguen de este lado del más allá, aunque algunos quisieran que fuesen en&shy;terradas. Para los que tuvimos la suerte de que Benedetti se volvie&shy;ra simplemente Mario, su pérdida personal es dolorosa, y se le hecha de menos. Para el resto, el reme&shy;dio es sencillo: abran otra vez cual&shy;quiera de sus libros y él volverá a estar a su lado, porque justo para eso es para lo que los escribió.






Benedetti Básico

Paso de los Toros, 1920; Montevideo, 2009


Su primer trabajo fue como vendedor de repuestos para autos. Se integró al semanario Marcha, donde estuvo hasta 1974, cuando fue clausurado por el gobierno de Bordabe&shy;rry. Junto a otros militantes fundó en 1971 el Movimien&shy;to 26 de Marzo, que integró el Frente Amplio. En 1973 se exilió en Perú, Argentina y España. Entre otros, ganó el Premio Reina Sofía de Poe&shy;sía Iberoamericana. Tiene una enorme obra publicada: escri&shy;bió cuentos, poesía, novela y ensayo. Algunos títulos: "Mon&shy;tevideanos" (relatos), "La tre&shy;gua" (novela) y "Poemas de la oficina" y "Testigo de uno mismo" (poesía).
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: mARIO bENEDETTI   

Volver arriba Ir abajo
 
mARIO bENEDETTI
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 5.Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 Temas similares
-
» ANDAMIOS, de Mario Benedetti.
» "La noche de los feos", de Mario Benedetti (breve, romanticismo)
» Las Caricias (Mario Benedetti)-Invitado
» Corazón Coraza. Poema de Mario Benedetti. +++RECOMENDADO MES DE JUNIO 2009+++
» Haikus 156-157-158-159-160 de Mario Benedetti

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Guarida de Ángeles :: Índice :: _Autores :: Grandes Autores-
Cambiar a: