Guarida de Ángeles


Refugio de caídos y ascendidos... un refugio para todos (Sólo para mayores de 18 años)
 
PortalÍndiceCalendarioFAQRegistrarseConectarse
Hola Ángeles, bienvenidos a esta Guarida donde todos los días venimos a compartir y relajarnos con verdaderos amigos....
SI ERES NUEVO RECUERDA PRESENTARTE AL FORO ANTES DE LAS 24 HORAS DE TU INSCRIPCIÓN ASÍ TODOS TE DAMOS LA BIENVENIDA Y NO SE INACTIVA TU CUENTA
Si quieres reactivar tu cuenta envía un correo a guaridadeangeles@gmail.com con la solicitud y en 24 horas podrás ingresar de nuevo a tu foro favorito!
Últimos temas
» Digamos "¡Estoy presente!". Ángeles de la Guarida
Mar Jun 06, 2017 1:48 pm por Kosuke_2712

» La Guarida
Jue Abr 10, 2014 10:21 pm por Milena

» cURIOSIDADES
Miér Jun 26, 2013 3:25 am por ireth_

» nEW oRLEANS, nuestra campaña de rol
Lun Mayo 06, 2013 7:14 pm por THECROW

» fRASES, dICHOS, SENTENCIAS... pALABRAS AL VIENTO
Lun Abr 22, 2013 10:08 pm por THECROW

» ¿sABÍAS qUÉ?
Dom Abr 21, 2013 6:50 am por ireth_

» ~ Verdades del Universo ~
Sáb Ene 26, 2013 4:59 am por ~*Sasha_Dupont*~

» pIDIÉNDOLE al 2013
Miér Ene 02, 2013 9:51 pm por Elmuver

» El otro arte
Miér Dic 12, 2012 12:14 am por ~*Sasha_Dupont*~

» mARIO bENEDETTI
Mar Dic 11, 2012 11:10 pm por THECROW

Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar

Comparte | 
 

 dE gENOCIDIOS y mASACRES

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: dE gENOCIDIOS y mASACRES   Lun Jun 08, 2009 9:16 am

LA MASACRE DE TIANANMEN

Un escritor chino que participó de las históricas marchas en favor de la democracia, dispersadas a sangre y fuego, relata su experiencia al volver a Beijing: el miedo, el silencio y la lucha por justicia.



Ma Jian
Escritor chino.




A 20 años de la represion contra los estudiantes. Aquel día había en la Plaza más de un millón de personas. En el aire, el olor acre de transpiración y basura

Hace dos mil años, al contemplar el inexorable paso del tiempo, Confucio fijó la vista en un río y suspiró: "Lo que pasa es igual a esto, incesante de día o de noche." En China, el tiempo puede sentirse como congelado e imparable al mismo tiempo. La Masacre de Tiananmen, que hace veinte años asoló a Beijing, mató a miles de ciudadanos desarmados y cambió la vida de millones, ahora parece encerrada bajo llave en el siglo XX, olvidada o ignorada, mientras China sigue avanzando rápida y ciegamente hacia su futuro.

La amnesia a la que ha sucumbido China no es resultado de una pérdida de la memoria natural sino de una borradura impuesta por el Estado. El régimen comunista chino no tolera que se mencione la masacre. Pero la Plaza Tiananmen y los demás lugares donde se desarrollaron los acontecimientos de 1989 siguen cargados de recuerdos. Cuando se censura la palabra escrita y hablada, el paisaje urbano se convierte en el único vínculo físico de un país con el pasado.

Me fui de Beijing en 1987, poco antes de que mis libros fueran prohibidos allí, pero volví continuamente. En 1989, estaba en la Plaza Tiananmen con los estudiantes, viviendo en sus precarias tiendas y cantando con júbilo "La Internacional" junto a ellos. En las dos décadas transcurridas desde entonces, cada vez que vuelvo, las visiones de aquellos días parecen regresar con más persistencia.

Durante los Juegos Olímipicos de Beijing de agosto pasado, llevé a mi hijo de 5 años a la Plaza. Mientras nos dirigíamos hacia allí, observaban nuestros movimientos las cámaras de circuito cerrado del ascensor de nuestro departamento y de la entrada a nuestro complejo, los dispositivos de escucha del taxi, los policías armados que patrullan las calles y los guardias de seguridad que nos palparon de armas antes de permitirnos ingresar a Tiananmen. A excepción de la muchedumbre de policías, los oficiales de civil (identificables al instante por sus anteojos oscuros) y los recargados arreglos florales, la plaza de hormigón, del tamaño de nueve canchas de fútbol, estaba casi desierta.

Una anarquía noble y pacífica

En la primavera de 1989, la Plaza había sido ocupada por estudiantes que montaban la mayor protesta pacífica de la historia. Reclamaban el diálogo con sus dirigentes comunistas y, en última instancia, libertad y democracia. La Plaza se convirtió en el corazón palpitante de la ciudad; la policía había desaparecido. Era una forma benévola de anarquía: noble, alegre y sorprendentemente ordenada.

Mi hijo corrió hasta el lugar donde hace veinte años los estudiantes habían levantado una gigantesca réplica de la Estatua de la Libertad hecha de telgopor. Miró hacia el norte, hacia la Puerta de Tiananmen, entrada a la Ciudad Prohibida donde vivían los emperadores. En 1949, Mao se paró sobre esa puerta y declaró la fundación de la República Popular. Ahora, los muros rojo sangre de la puerta estaban cubiertos de andamios y tela verde. En momentos políticamente sensibles, esos muros invariablemente están tapados con motivo de "importantes obras de reparación", para que el público no pueda pintarlos con leyendas subversivas. La única parte de la puerta que los turistas podían fotografiar era el retrato del presidente Mao, sobre el arco central.

Mi hijo levantó los ojos hacia el rostro rosado y regordete del tirano y me preguntó quién era.

-Mao Zedong, contesté.

-¿Está muerto? dijo con el sudor corriendo por sus mejillas.

-Murió hace años, su cuerpo yace en aquel edificio grande que está allá, expliqué, señalando el Mausoleo que se levantaba detrás de nosotros. Mi hijo giró y corrió hacia un puesto de helados, y pensé cómo, en 1989, yo también había corrido a través de la Plaza bajo un calor sofocante, con una bolsa de palitos helados en la mochila, que después repartí entre amigos escritores que marchaban a la Plaza desde la Academia de Escritores Lu Xun, reclamando libertad de expresión y el fin de la corrupción oficial. Les hice la V de la victoria mientras desfilaban. Aquel día había en la Plaza más de un millón de personas. El cielo estaba tan azul como hoy pero, en lugar del perfume de las flores y el césped, el aire estaba cargado del olor acre de la transpiración, los desechos en descomposición y exuberantes gritos de protesta.

Frente al Museo de Historia China, en el lado este de la Plaza, tomé una foto de mi hijo de pie frente a un espantoso arreglo floral marrón, amarillo y naranja. El eslogan escrito sobre él decía: "Un mundo, un sueño". A comienzos de mayo de 1989, durante la huelga de hambre masiva de los estudiantes, le dije a una amiga que estaba conmigo que, si el ejército venía a la Plaza y nos apuntaba con sus armas, la llevaría derecho al Museo para protegerla. "¿Pensás que nos van a apuntar con sus armas?" rió. "¿Estás loco?" Como casi todos, no podía creer que el Ejército Popular disparara contra civiles inocentes.

Mi hermano me salva la vida



El 28 de mayo de 1989, mi hermano sufrió un accidente en Quingdao, mi ciudad natal, y quedó en coma. De inmediato, salí de Beijing para cuidarlo, y por lo tanto no presencié la Masacre del 4 de junio. (Quizá si lo hubiera hecho, no habría podido escribir sobre ella.) Mi amiga Li Lanju, presidenta de una asociación de estudiantes de Hong Kong, me contó que en las primeras horas del 4 de junio ella también estaba sentada frente al Museo. Vio que soldados del Ejército de Liberación Popular salían de a cientos del Museo y se alineaban en la escalinata de frente. Un chico de unos 15 años corrió hacia los soldados con una piedra en la mano y gritó: "¡Ustedes acaban de balear a mi hermano! ¡Quiero vengar su muerte!" Li Lanju lo hizo retroceder. Pero pocos minutos después, un hombre pasó corriendo junto a ella con el mismo chico en los brazos. Ahora estaba muerto. El Museo de Historia China no guarda registros de los acontecimientos que se produjeron bajo su escalinata.

Cansado y abatido, tomé la mano de mi hijo y lo conduje al otro lado de la calle hasta el barrio de Quianmen. En 1989, los puesteros de sus calles regalaban bebidas y panes a los hambrientos manifestantes. Me contaron que, luego de que los estudiantes fueron expulsados de la Plaza, los vendedores salieron con canastos llenos de zapatillas para entregar a los manifestantes que habían perdido los zapatos en la confusión. Hoy, el lugar está casi irreconocible. Antes de los Juegos, los edificios de la Dinastía Ming que se levantaban con sus hermosas tallas en piedra y sus techos de madera, fueron demolidos y reemplazados por réplicas modernas de sí mismos. Permanecimos allí parados, mientras los vecinos se paseaban perplejos, cámara en mano, reducidos a turistas de sus propias calles.

Al cabo de un rato, la sensación de extrañeza respecto del pasado se vuelve sofocante y nos despierta un fuerte deseo de volver a ver a viejos amigos. Cuando llegué a Beijing, la policía secreta me citó en el Hotel Sheraton y, mientras tomábamos café con torta, muy gentilmente me advirtió que no debía hablar en público ni encontrarme con periodistas extranjeros, y especialmente que debía mantenerme alejado de personas políticamente sensibles como Liu Xiaobo y Zhou Duo, dos de los cuatro intelectuales que hicieron huelga de hambre en solidaridad con los estudiantes durante los últimos días del movimiento en pro de la democracia.

Operativo censura



Zhou Duo, ex profesor de economía de la Universidad de Beijing, es un viejo amigo. Es un hombre callado, que ama la filosofía y la música clásica. En 1989, se vio impulsado a participar en el movimiento prodemocrático luego de que el ensayista Liu Xiaobo, más extravagante y carismático, declaró que Zhou Duo era el intelectual más importante de nuestra generación. Zhou Duo nunca había mostrado gran interés por la política, de modo que me sorprendió que se hubiera sumado a la huelga de hambre. En las últimas horas del 3 de junio, él y el astro de rock taiwanés Hou Dejian fueron a negociar con el ejército. Mientras los estudiantes se acurrucaban aterrorizados bajo el Monumento a los Héroes del Pueblo, Zhou Duo rogó al ejército que los dejara retirarse de la Plaza sin sufrir daño. Su proceder tranquilo y diplomático sin duda salvó miles de vidas.

A diferencia de Liu Xiaobo, que ahora está preso por tercera vez porque el año pasado firmó una carta en la que se reclamaba una reforma política, Zhou Duo ha desaparecido de la vida pública. No ha podido trabajar ni publicar desde 1989 y está bajo vigilancia policial constante. Lamenta haber participado en las protestas y perdido su carrera. Mantuvimos una breve conversación a través de su teléfono intervenido, pero no me atreví a sugerir un encuentro.

En febrero de este año, volví a China a investigar para mi próximo libro. Las autoridades saben de las novelas que publiqué en Occidente, incluida la última, "Pekín en Coma", que trata sobre un estudiante muerto en la Plaza Tiananmen, pero hasta ahora me han permitido volver. Siguen vigilando mis movimientos, pero se dan cuenta de que, mientras me impidan tener voz en China, no podré hacer demasiado daño. Aunque mi próximo libro no tiene nada que ver con Tiananmen, unos días después de mi llegada me vi involuntariamente arrastrado a ese gigantesco espacio abierto. Llegué en taxi. La Plaza estaba desierta y cubierta de nieve. Las coníferas color esmeralda que rodean su perímetro atrajeron mis ojos hacia el cielo. Bajé la ventanilla para tomar una foto, pero el conductor inmediatamente rugió: "¡Cierre esa ventana! Hay una nueva ordenanza: las ventanillas de los taxis deben estar cerradas al pasar por Tiananmen. La han designado 'zona políticamente sensible'." 2009 es un año de aniversarios muy importantes en China: 60 años de la fundación de la República Popular y 20 de la Masacre de Tiananmen. El gobierno está más en guardia que nunca. Volví a subir la ventanilla, contemplé la Plaza y recordé un mar de manos alzadas. Los gritos de un millón de manifestantes silenciados resonaron en los oídos de mi mente, diciéndome mucho más que cualquier cosa que pudieran ver ahora mis ojos.

Me llevó diez años terminar "Pekín en Coma". En los primeros, escribí muy poco. Una imagen recurrente me impedía avanzar: un hombre yacía desnudo sobre una cama, con un gorrión parado sobre el brazo y el pecho iluminado por un frío rayo de luz. En este tiempo libré una batalla para demostrarme cuál era el poder y el significado de ese solitario rayo de luz.

Sentí un súbito deseo de visitar al artista Chen Guang. Ultimamente había terminado una serie de óleos de la Masacre de Tiananmen y los había colgado en Internet. Yo quería verlos. En medio de su austera habitación había un balde lleno de colillas de cigarrillos; de las paredes blancas colgaban turbulentas pinturas verdes de tanques, soldados con casco y carpas aplastadas. Me dio un vaso de agua y confesó que en 1989 se había incorporado al ejército. Tenía 17 años. Tras unos pocos meses de conscripción, su regimiento fue enviado a Beijing a ayudar a sofocar el movimiento estudiantil. El 3 de junio, sus compañeros recibieron la orden de disfrazarse de civiles, abrirse camino hasta el Gran Salón del Pueblo -ubicado del lado oeste de la Plaza- y esperar la señal para desalojar a los estudiantes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: dE gENOCIDIOS y mASACRES   Lun Jun 08, 2009 9:19 am

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: dE gENOCIDIOS y mASACRES   Lun Jun 08, 2009 9:20 am

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: dE gENOCIDIOS y mASACRES   Lun Jun 08, 2009 9:23 am

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: dE gENOCIDIOS y mASACRES   Vie Jun 26, 2009 12:55 pm

MASACRE DE SABRA Y CHATILA

16 A 18 de septiembre de 1982

Entre 2500 y 3500 civiles palestinos y libaneses, incluyendo mujeres, niños y ancianos, fueron asesinados en los campos de refugiados de Sabra y Chatila (por aquél entonces bajo el control directo del ejército israelí) Fue el 16 de septiembre cuando se reunieron los altos mandos israelíes con los líderes de sus aliados, los falangistas cristianos maronitas (rama religiosa del cristianismo con ritos sirios) a los que se les autorizó la entrada de milicianos a los campos de concentración con la misión de arrestar a supuestos combatientes de la Organización de Liberación de Palestina (OLP) cuyos miembros se habían ido de Beirut.

La masacre fue ejecutada por los falangistas con la ayuda indirecta de los israelíes, ya que en ese sitio se encontraban altos oficiales, personal militar y un ministro que sabían que la masacre estaba sucediendo y no hicieron absolutamente nada por detenerla. Los milicianos provistos de armas de fuego, chuchillos, hachas y hasta palos, masacraron a los civiles. Fueron horas eternas de muerte y dolor. Gargantas cortadas, violaciones en masa, destripamientos, fusilamientos en masa. Incluso se continúo por la noche, con ayuda de bengalas israelíes que mantenían iluminado al cielo. Esto provocó la desaprobación mundial e incluso se llegó a llamar a los israelíes con el lema "Nazisrael" en referencia a los nazis, irónicamente, victimarios de millones de judíos durante la II Guerra Mundial.

La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó por mayoría a la 37/123, una resolución que condenó lo sucedido como "acto genocida"



Última edición por THECROW el Vie Jun 26, 2009 1:06 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: dE gENOCIDIOS y mASACRES   Vie Jun 26, 2009 12:56 pm

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
THECROW
Ánge|Príncipe
Ánge|Príncipe
avatar

Masculino
Cantidad de envíos : 48594
Edad : 43
Localización : bUENOS fucking aIREs, salud!
Humor : Barco sin timón (?)
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: dE gENOCIDIOS y mASACRES   Vie Jun 26, 2009 12:58 pm

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: dE gENOCIDIOS y mASACRES   

Volver arriba Ir abajo
 
dE gENOCIDIOS y mASACRES
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» LA MASACRE DE NANKING

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Guarida de Ángeles :: Índice :: _Actividades :: Sociedad-
Cambiar a: